Consejos para elegir un buen administrador de fincas

Una comunidad de propietarios puede llegar a ser complicada de gestionar si no se hace de forma profesional. En el día a día de un edificio surgen muchos problemas, incidencias que hay que resolver con rapidez y eficiencia, y otras cuestiones más graves como impagos o deudas generales. Por eso, es muy importante contar con un administrador de fincas que nos ayude a solucionar todos los inconvenientes, para que la convivencia no se resienta. Pero, ¿cómo escogemos al más adecuado? Toma nota de estos consejos para elegir un buen administrador de fincas.

Colegiación

Es importante, a la hora de escoger a los administradores de fincas para nuestra comunidad, que se trate de profesionales colegiados. Así, nos aseguramos que la persona encargada tiene la formación, los permisos para gestionar la documentación y la confianza que necesitamos. Un profesional colegiado está en continua formación, tiene todos los conocimientos actualizados a la normativa vigente y puede asesoraros sobre cualquier gestión legal y avisaron con adelanto de los cambios y novedades.

Comunicación continua

Las comunidades de propietarios están en continuo cambio, y necesitan solucionar muchas cuestiones diarias de forma lo más eficiente posible. Por eso, es esencial que el administrador de fincas tenga un canal de comunicación abierto en todo momento, para que podamos consultarle las dudas y acudir a este profesional cuando lo necesitemos. Las nuevas tecnologías son dos herramientas imprescindibles que tiene que tener un buen administrador: web, email, aplicación móvil, WhatsApp… Cuantos más canales de comunicación y accesibilidad tengamos con los administradores, mejor.

Control presupuestario

Uno de los consejos para elegir un buen administrador de fincas más importantes es comprobar que cuenta con un plan de control presupuestario para vuestra comunidad de propietarios. Este punto es esencial porque las cuentas tienen que tener un seguimiento y una gestión eficiente, para que no se produzcan deudas que puedan asfixiar a los vecinos. Un buen administrador de fincas debe establecer una cuota comunitaria adecuada, controlar el gasto mensual con auditorías y solucionar todos los saldos pendientes con proveedores y clientes.

Protocolo antimorosidad

La gestión de los impagos en una comunidad de propietarios es el foco de conflicto más común en una comunidad de propietarios. Los administradores de fincas deben controlar el índice de morosidad y cumplir con la legalidad en las reclamaciones por impagos, gestionándolas de forma profesional, sobre todo en el caso se haga por la vía judicial.

Mantenimiento del edificio

Es recomendable buscar un profesional que conozca las patologías más comunes de los edificios, que sepa cómo identificar los problemas antes de que tengan mucha gravedad, y cuente con los conocimientos para gestionar una rehabilitación si fuera necesaria. Es imprescindible que la comunidad cuente con un Libro de Mantenimiento del Edificio, un documento en el que se reflejan todas las características técnicas y físicas del edificio, la normativa que se aplica en su región para el tema del mantenimiento y la rehabilitación, y un calendario de revisiones periódicas.

¿Tu comunidad de propietarios necesita un administrador de fincas? Contacta con nosotros y conoce todos los servicios y la experiencia que nos avala.

Por | 2019-04-29T10:11:23+00:00 12 abril 2019|Categorías: Noticias|Tags: , |0 Comentarios

Para continuar visitando la web acepta nuestra política de cookies más info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close